MENÚ

Reencuentro con mi niñez en Santa Eulària des Riu...

Road trip por Asturias (I): Luarca – Cudillero –...

1 mayo, 2017 Comentario (0) Visto: 447 Destinos, España, Viajes

¡Qué empiece la fiesta! Nos vamos al Entierro de la Sardina de Murcia

El final de la Semana Santa se celebra por todo lo alto en las calles de Murcia, unos días mágicos en los que decenas de miles de personas vibran cada año con las celebraciones y desfiles del Entierro de la Sardina, un festejo pagano con tintes carnavalescos con una larga historia, teniendo su origen en el año 1851.

Esta gran fiesta, marcada por la creatividad y el color, consiste en una parodia en la cual se simula el paso del entierro de una sardina por las calles de la capital murciana. Existen varías teorías sobre su origen, aunque se cree que nació cuando un grupo de estudiantes murcianos quería imitar las mascaradas que habían visto en Madrid y decidieron formar un cortejo presidido por una sardina como símbolo del ayuno y la abstinencia de la Cuaresma, para que al final, con su quema, festejar el fin de las prohibiciones.

Las celebraciones empiezan con la llegada de la Sardina desde una región de la provincia a la ciudad de Murcia. Cada año, no solo llega desde un destino diferente sino que lo hace por un tipo de transporte distinto y cada vez más original. Este año lo hizo desde Alcantarilla, por los aires y acompañada de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire. Fue recibida por el Gran Pez y Doña Sardina, personajes célebres de la región de Murcia elegidos anualmente y que presiden simbólicamente los festejos, acompañados por el alcalde de Murcia.

Al día siguiente, llega el esperado Testamento de la Sardina donde Doña Sardina, desde el balcón principal del Ayuntamiento, hace una satírica lectura de sus últimas voluntades haciendo un repaso a los acontecimientos locales más importantes del último año y que concluye con unos impresionante fuegos artificiales.

Durante todos los días de celebraciones, Murcia se llenan de ritmo y alegría gracias a los numerosos desfiles, batucadas y charangas que se dan lugar en las calles de la ciudad donde los grupos sardineros, hachoneros, bandas musicales, murcianos y visitantes calientan motores de cara a la gran fiesta del sábado por la noche.

La fiesta culmina con el gran desfile del Entierro de la Sardina que cada año es, si cabe, más espectacular que el anterior y que en esta ocasión volvió a batir récords con su capacidad de convocatoria. Cerca de 900.000 personas pudieron disfrutar de este magnífico pasacalles plagado de diversión e ilusión.

Durante el desfile, las calles de la capital murciana se llenaron de seres mitológicos, zancudos, animadoras armadas de pompones, un astronauta de casi 10 metros de altura, un caballo de Troya, dragones, gigantescos inflables de superhéroes, comparsas y charangas, incluso un inmensa águila sobrevolando el asfalto y, como no, la tan esperada plataforma de la sardina que apuraba sus últimas horas de vida. Finalizó con las 23 carrozas, dedicadas a los dioses del Olimpo, de los grupos sardineros desde donde lanzaron al público miles de juguetes. Se estima que este año se repartieron alrededor de 1.200.000 juguetes, 100.000 balones de cuero, 300.000 pelotas, 500.000 piezas de bisutería y juguete pequeño y 50.000 pitos1.

Además, contó con la participación de una gran variedad de grupos internacionales, siete en total, procedentes de Taiwán, Alemania, Colombia, Bolivia, Lituania, Italia y Holanda, que se unían a los 15 nacionales y los habituales de la Región de Murcia. Todo ello convirtió al desfile del Entierro de la Sardina de este año en el más largo e internacional de la historia.

Sobre la una de la mañana, el fuego fue el encargado de poner fin a esta gran fiesta. Justo al final de la Gran Vía, junto al Puente Viejo, tenía lugar la quema de la Sardina. El Gran Pez y Doña Sardina encendieron la traca que haría que el catafalco, una escultura de cartón piedra donde la Sardina es la figura principal, se cubriera de llamas y que, mientras los sardineros bailaban alrededor del fuego celebrando el final del Entierro de la Sardina, se convertiera en cenizas en escasos minutos. A continuación, comenzó un gran despliegue de fuegos artificiales para poner fin al Entierro de la Sardina y a las Fiestas de Primavera.

Un espectáculo realmente apasionante del que tuve la suerte de ser testigo y donde solo pude encontrar un único punto negativo que, personalmente, espero que cambie con los años. Y es que las mujeres sardineras no pueden participar y subir en las carrozas del gran desfile, una tradición quizás algo anticuada para los tiempos en los que vivimos y que animo, desde aquí, a que se modernice. No me cabe duda de que las mujeres sardineras vivirían con el mismo orgullo e ilusión esta gran fiesta como cualquiera hombre.

Si quieres saber más sobre el Entierro de la Sardina, no dudes en visitar su página web donde podrás toda la información sobre la historia, protagonistas y actividades de esta espectacular celebración. Solo me queda darle las gracias a Daniel Robles de Amyca, al Ayuntamiento de Murcia, Turismo de Murcia y la Agrupación Sardinera de Murcia por darnos la oportunidad de vivir esta fiesta y enhorabuena por vuestra excelente labor en la promoción de la Región de Murcia.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Etiquetas:, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies