Aventura en la nieve en Duck Mountain Provincial Park, Canadá

por Isabel
duck mountain saskatchewan canada

Durante el fin de semana del Día de los Veteranos, visitamos a unos amigos en el Parque Provincial de Duck Mountain. Este parque de 150 km2 se encuentra en un exuberante bosque boreal de abetos, pinos y abedules entre las praderas de Saskatchewan y las tierras bajas de la provincia de Manitoba. Pero lo que es más importante aún, ¡es un auténtico paraíso para los amantes de la aventura y las actividades al aire libre!

Nuestros amigos, la joven y moderna familia Gagnon, tienen una pequeña cabaña junto al Lago Madge, el más grande de los muchos lagos del parque. El entorno no podría haber sido mejor, con todas las casas y carreteras completamente cubiertas de nieve como un pequeño paraíso invernal.

Cuando entramos en su cabaña, parecía que el tiempo se hubiera detenido hace 30 años, conservando perfectamente  la esencia de lo que un día fueron este tipo de viviendas. La falta de agua corriente es probablemente su menor atractivo, pero después de 3 horas de viaje y temperaturas que rondaban los -10°C, nos olvidamos fácilmente de los pequeños inconvenientes que acompañan a su encanto mientras entrábamos en calor junto al fuego con una taza de té caliente. La estufa de leña del salón rugía constantemente mientras calentaba toda la cabaña. Tanto que, en más de una ocasión, tuvimos que abrir la puerta para refrescar la casa con el aire gélido de afuera. En sus paredes cuelgan viejos esquís de madera convertidos en percheros, acuarelas de paisajes de Saskatchewan, figurillas talladas en madera de flamencos y marineros, pósters de las aves locales, ilustraciones aborígenes y cientos de otros encantadores detalles.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

Después de instalarnos, hicimos nuestro primer paseo de reconocimiento del terrero. El lago, que está a solo 50 metros de la casa, parecía que ya había helado, pero algunas áreas húmedas nos hicieron dudar de si era seguro o no caminar sobre él. Los chicos, ansiosos por resolver el misterio, corrieron al lago con una barrena gigante para comprobar la profundidad del hielo. Después de varios intentos y 3 hoyos, pudimos estimar el grosor del hielo en unos 15 centímetros. «¡Es totalmente seguro!«, aseguró Casey, alentando a los otros dos a ir más lejos mientras él les daba instrucciones desde la orilla.

Pronto se hizo de noche y Matt, que también estaba allí, preparó un delicioso pastel de pollo y, de postre, marshmallow butterscotch, unos dulces típicos de manteca de cacahuete y malvaviscos. Pasamos el resto de la noche poniéndonos al día de nuestras vidas, jugando juegos de mesa, brindando con cerveza artesana y vino demasiado caro y conociendo a la última incorporación de la familia Gagnon, la pequeña Hazel.

duck mountain saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

A la mañana siguiente, recargamos energías con 3 tazas enormes de café bien cargado y un cuenco de copos de avena con frutos secos y jarabe de arce. Nos vestimos con incontables capas de ropa de invierno y fuimos dando un paseo hasta el campo de disc golf. Haré un pequeño inciso para aquellos que no son canadienses y nunca han ido hablar de este extraño deporte. Disc golf es básicamente como jugar al freesbie en un campo de golf. Cada jugador tiene un pequeño disco que debe encestar en un canasta de metal en el menor número de lanzamientos posibles. Tengo que reconocer que no soy muy fan del disc golf así que, mientras ellos jugaban, yo paseaba con Hazel por la orilla del lago, haciendo fotos y disfrutando de las vistas.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

La mañana del domingo amaneció con cielos despejados y temperaturas mucho más llevaderas que en los últimos días. Parecía el momento perfecto para salir a explorar las pistas de esquí de fondo del parque.

Nos pusimos los esquís en el aparcamiento que hay junto al lago Batka. Desde allí, íbamos a ir esquiando hasta el refugio de Moose Lake, a unos 5 kilómetros. Era mi primera vez haciendo esquí de fondo. De hecho, era mi primera vez en esquís, y el simple hecho de averiguar cómo ponérmelos ya fue una gran hazaña para mí. Durante los primeros 15 minutos todos trataban de animarme y darme sus mejores consejos. ¡Flexiona las rodillas! ¡Ponte derecha! ¡No tengas miedo! ¡Mira al frente! Les escuchaba gritar desde la distancia. A pesar de sus bienintencionados esfuerzos , en menos de 3 segundos, caí estrepitosamente y acabé rebozada de nieve cual merengue. Pero me levanté y lo intenté una y otra vez. Cada vez con algo más de suerte.

El sendero que va de Batka Lake a Moose Lake está rodeado de naturaleza, con pequeñas colinas que serpentean alrededor de infinidad de lagos en gran bosque donde renos y alces campan a sus anchas. Como la temporada de esquí todavía no había empezado, tuvimos que abrir camino la mayor parte del recorrido. Por suerte, el tiempo nos acompañó y el sol lució durante todo el día.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

Después de 50 minutos y algunas pendientes y caídas más, llegamos al refugio de Moose Lake. Encendimos la chimenea y nos pusimos cómodos. Era mi primera vez en un refugio de esquí como este (¡tantas primeras veces en un día!) y, la verdad, es que me encantó.

Este pequeño pero acogedor refugio tiene todo tipo de comodidades, incluyendo sartenes, horno, un hacha para cortar leña, sillas y butacas, una guitarra hecha con una caja de hojalata, un pequeño altillo e incluso luces que van con energía solar. Pasamos la tarde preparando la comida, paseando por el lago, haciendo skate en la nieve, jugando a las cartas y descansando mientras disfrutamos de las vistas. Antes de que se hiciera de noche, apagamos el fuego y nos preparamos para regresar a casa.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

Cuando llegamos, el cielo estaba cubierto de estrellas. Bajamos al lago para tener una mejor perspectiva y, en menos de 5 minutos, ya había visto tres estrellas fugaces y auroras boreales, muy tenues, a lo lejos. Nos quedamos allí, todos juntos, en completo silencio solo roto por el canto del hielo, un sonido increíble, casi como el canto de una ballena, que ocurre cuando las fluctuaciones de la temperatura hacen que el hielo se expanda o contraiga.

El lunes por la mañana nuestra pequeña aventura en Duck Mountain estaba a punto de llegar a su fin. Sin duda íbamos a echar de menos despertar con el olor a tortitas y café recién hecho y, sobre todo, las risas de buenos días de Hazel. Y aunque ya lo teníamos todo listo para irnos, decidimos dar un último paseo por el Trans Canada Trail que pasa a lo largo de la orilla sur del Lago Madge.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

duck mountain provincial park saskatchewan canada

Durante el paseo, antes de decirnos adiós, acordamos hacer de este fin de semana una tradición y prometimos volver a repetirlo el próximo año. No ha pasado ni una semana desde entonces y ya estoy preparando nuestro segundo viaje anual a este tesoro oculto de Saskatchewan.

duck mountain provincial park saskatchewan canada

Te podría interesar

Deja un comentario

This site is protected by wp-copyrightpro.com